A partir del año que viene, Sanidad recomendará que todos los productos de alimentación del mercado lleven el etiquetado Nutri-Score. Es un código de 5 colores que nos permite, de un vistazo, encuadrar un preparado alimentario como «bueno» o «malo». El verde es el mejor y el rojo es el peor, pasando por una gama de amarillos y naranjas.

Se utilizará para aquellos productos dietéticos con más de un ingrediente. Es decir, para los procesados. No lo llevarán productos frescos, como hortalizas, verduras, carnes, pescados, huevos, tampoco aceite de oliva, miel o frutas.

Pretende facilitar la elección del ciudadano de mejores opciones dietéticas. El objetivo principal es luchar contra la obesidad, que en nuestro país comienza a ser un gran problema de salud pública, y parece que va a peor.

 

ANALICEMOS CÓMO NUTRI-SCORE VALORA LOS PRODUCTOS ALIMENTARIOS

Trabajas con el siguiente algoritmo:

Tenemos una tabla en colores rojizos, y otra con verdes. La tabla roja agrupa las características «malas» de estos productos, y la verde las «buenas».

 

TABLA ROJA:

Energía: cuanta más calorías tenga el producto, más puntos tendrá en este apartado, y peor será. Aquí viene el primer problema: asumimos que preparados más energéticos son peores. Podría tener mala puntuación un guacamole (y en el mercado los hay bastante decentes); dentro de los procesados, podría estar dentro de una dieta sana sin problema.

Además, no todos tenemos las mismas necesidades energéticas, por lo que esto es una generalización poco eficaz para combatir la obesidad, en mi opinión.

Azúcar: a más cantidad, más puntos negativos. Aquí se verían beneficiados alimentos con edulcorantes acalóricos o bajos en calorías: sería el caso de una Coca Cola 0. Esta es una visión reduccionista de los alimentos. Como publiqué hace días, vemos cómo los endulzantes sin calorías nos perjudican generando más apetito, por ejemplo, y en muchas otras cuestiones de salud que aún no conocemos.

Grasas saturadas: alto contenido es considerado malo. Es cierto que son grasas que se acumulan más fácilmente en el organismo, pero también las aportan alimentos que en conjunto pueden ser sanos.

Sodio: no tiene calorías, pero añadirlo en los productos alimentarios tiene como fin hacerlos más palatables, es decir, que nos gusten más y que trastornen la regulación hambre/saciedad. Total, que tendemos a comer más cantidad.

 

TABLA VERDE:

Porcentaje de frutas y/o verduras: ambas tienen puntos positivos. Si los mismos alimentos los consumimos triturados o en zumo, tendrán peor puntuación, es decir, menos puntos positivos. Tiene sentido porque también tendemos a consumir más cantidad en este formato, y suben más rápidamente el azúcar en sangre, ya que están más procesados.

Fibras: a más fibras, más puntos positivos. No se especifica el tipo de fibra, lo que me parece extremadamente simplista, pero está bien que le demos valor positivo, ya que uno de los grandes problemas que veo en la sociedad occidental es la falta de su consumo; sería mejor la que viene de hojas verdes y tubérculos, que la que aportan los cereales, pero esto no se contempla.

Proteínas: Nutri-Score considera positivo este grupo de macronutrientes, y creo que es así porque las proteínas son más saciantes y pueden aumentar el metabolismo basal, con lo que estaríamos ayudando a combatir la obesidad. Es muy simplista también, pero aceptable.

 

Una vez obtenemos la puntuación en las tablas, restamos el resultado de la puntuación en verde a la de la tabla roja, y obtenemos un número que nos lleva a etiquetar un procesado dentro de los grupos A, B, C, D ó E.

 

PROBLEMAS….

Aún no está claro si obligarán al fabricante a aplicarlo a la ración recomendada, o sobre 100 g de producto.

Por 100 g de producto habría productos como los refrescos que se verían beneficiados: Nutri-Score va a ser mucho más benévolo con 100 g de un refresco, que con 330cl, que es lo que en realidad te vas tomar cuando la abras. Y si puntúa sobre la ración que establece el fabricante, este siempre va a tirar a la baja para sacar un mejor puntuación (como las ridículas raciones que te proponen las cajas de cereales procesados).

VENTAJAS

Puede ayudarnos a elegir dentro de la misma gama de productos, como explica muy bien esta foto de sinazucar.org

 

 

CÓMO LUCHAR DE VERDAD CONTRA LA OBESIDAD

EDUCACIÓN: El lenguaje científico debe llegar a la población, debemos saber leer las etiquetas de los ingredientes de los productos dietéticos, porque, como queda claro en las explicaciones anteriores, Nutri-Score es extremadamente básico y puede llevar a confusión con algunos productos. Esta es labor de centros educativos y sanitarios, y sus profesionales. A la sociedad, o la educas, o la padeces (no recuerdo de quién es esta frase, pero me parece muy acertada).

INTERVENCIONES POLÍTICAS EFICACES: No puede ser que comprar productos procesados y de peor calidad nutricional sea más barato que el producto fresco. Estamos muy desprotegidos políticamente en este aspecto. Hay países que penalizan procesados subiendo sus impuestos, por ejemplo. Muchas veces es más caro 1 kg de fruta que una bandeja de bollería. Se tendrían que eliminar también las máquinas de vending de centros escolares y sanitarios. Y las instituciones sanitarias deberías tener más consideración con la importancia que tiene la alimentación en la prevención de enfermedades y en la promoción de la salud (CASO REAL: paciente ingresado por diverticulitis; la primera comida sólida en varios días fue un puré de verduras y CROQUETAS!!!!!; así es imposible concienciar a la población). Otro ejemplo, en Chile, donde los problemas de obesidad infantil van en aumento, el Gobierno ha prohibido que las cajas de cereales para los niños lleven dibujos con sus personajes favoritos, y también que los huevos sorpresa de chocolate, lleven sorpresa.

 

COSAS INTERESANTES QUE ESTÁ PROPONIENDO EL GOBIERNO

  •  Reducir anuncios de alimentos procesados dirigidos a la infancia (en mi opinión deberían estar prohibidos). Y diría más, no sólo deberíamos considerar la infancia: los anuncios en la TV en otras franjas horarias diferentes a la de la infancia son una incitación continúa a darte un capricho con una galletita, una porción de chocolate, un bombón,… mediante reclamos orgásmicos. La industria sabe muy bien lo que hace, de hecho invierte un montón de recursos en hacer tremendamente atractivos esos anuncios
  • Parece que pretenden instaurar medidas para evitar la venta de estos procesados en colegios e institutos.

Estos dos últimos puntos me parecen bastante más interesantes para luchar contra la obesidad, que la aplicación de NUTRI-SCORE.

 

Mientras tanto, si quieres comer sano y tener salud, simplemente EVITA LOS PROCESADOS.