Es una hortaliza muy parecida a la zanahoria, aunque parece que más interesante aún en cuanto a composición nutricional. Destacan el fósforo y el potasio.
Cada vez te la puedes encontrar más fácilmente en el mercado, incluso en el súper, sobre todo en preparados para caldos, junto con zanahorias, puerros y nabos (en la foto, los más claritos son nabos).
Es muy digestiva, y el sabor de 10. Con estas voy a preparar un puré espeso de chirivía y nabo, cociéndolos y triturándolos, con una pizca de sal, orégano y mantequilla. Acompaña genial una carne